Un día a la vez, en tiempos de Covid-19

Creo que somos muchas las personas que en este momento, estamos siendo conscientes de la situación que está pasando en el mundo. Algunos de nosotros tenemos la oportunidad y el gran privilegio de poder trabajar desde casa, otros tienen que seguir saliendo, algunos otros lamentablemente perdieron el suyo. 

Para las personas que estamos desde casa trabajando y tratando de seguir con nuestras actividades, como “normalmente” las hacíamos podría resultar un poco complicado todo el proceso de adaptación. Esta es mi quinta semana en casa y para ser honesta, hay días que estoy de lo más positiva y tranquila, mientras que otros nada más no puedo concentrarme, o el hecho de hacer mis tareas me resulta mucho más complicado de lo normal. Haciendo una comparación, esto ha sido como una montaña rusa de emociones. 

Creo que esto es normal, nunca habíamos estado en una situación así, por lo tanto, todo esto es nuevo para nosotros y a veces ni siquiera sabemos cómo actuar respecto a lo que está ocurriendo.

Durante el paso de los días, he notado que se han desarrollado diferentes opiniones sobre toda esta situación y lo que las personas al terminar la cuarentena “deberían” o no haber logrado. 

Por un lado, he visto a las personas que tienen la opinión de que hay que aprovechar el tiempo al máximo, hacer cursos en línea, leer 3 libros por semana (es un número que se me ocurrió en este momento, pero este número puede variar), hacer ejercicio, cocinar, hacer actividades con la familia, armar rompecabezas, pintar, llamar a los compañeros de primaria que hacía años no sabes de ellos, hacer limpieza de la casa, closet, ropa, etc, etc, etc. Es mucho, ¿no? Y a mi parecer, hasta puede resultar abrumador. 

Por otro lado, están las opiniones de que es un tiempo para descansar y no tienes que hacer todas las mil actividades que otras personas comentan. Puede parecer gracioso, pero leí algo parecido a esto: “pues si no son cursos de verano”. 

Hay días en los que te puedes sentir super poderoso, que puedes con todo lo que se te vaya presentando, estás de lo más productivo, creativo y todo lo vas logrando, mientras que otros nada más no puedes, solo tienes ánimos para estar hecho bolita en tu cama, y creo que está bien. 

Lo que podemos hacer es aprender a ser un poquito más pacientes con nosotros mismos, estamos haciendo lo mejor que podemos con lo que tenemos, y precisamente eso, hay que celebrarnos nuestras pequeñas victorias diarias. Por ejemplo, si un día tienes algo muy importante que hacer de tu trabajo o escuela, y es algo que te cuesta mucho trabajo, o que te parece muy difícil con todo lo que haces, y aun así avanzas en el proyecto, felicítate ese pequeño paso y así sigue, pasito a pasito hasta terminar.

Creo que no debemos ser tan duros con nosotros mismos. No me refiero a que nos convirtamos en las personas más flojas y no hagamos nada de provecho, digo que si en un momento de plano no puedes con una actividad, tal vez, lo que puedes hacer es dejarla “descansar”, continuar con otra y en otro momento del día o tal vez al siguiente puedes realizarla; y así podrás verla con otros ojos, quizás hasta te parezca más fácil y hasta necesites mucho menos tiempo para completarla. 

Otra cosa que me parece importante, es que aceptemos que algunas veces necesitamos pedir ayuda. A veces creemos que podemos hacer todo nosotros solos y por no pedir ayuda a alguien que quizás tiene más conocimientos sobre un determinado tema, terminamos usando el doble de tiempo o simplemente nos frustramos y ya no queremos saber nada. Pedir ayuda está bien. Otra persona puede darnos otra perspectiva muy diferente a la nuestra y retroalimentarnos. 

A lo que creo que podemos llegar es a un equilibrio, a que intentemos estar lo mejor que podamos. Lo que quiero decir es, que si hay algunas actividades que tenemos que hacer, por trabajo o por tareas de la escuela, tomemos ciertas horas del día para realizarlas y también seamos disciplinados con estos tiempos, para que cuando las terminemos podamos tener tiempo para hacer otras actividades y distraernos un poco, o simplemente si ya no quieres hacer nada, pues descanses, pero de verdad descanses. 

Estaba pensando que la mayor parte del día estamos en constante contacto con pantallas o aparatos electrónicos. Tal vez despertamos y lo primero que hacemos es ver el celular, entrar a revisar Facebook, Instagram, Whatsapp, correo, etc. etc., después durante el trabajo frente a una computadora, luego para “descansar” volvemos al celular o a la televisión, y así sucesivamente. 

En lo personal, he tratado de disminuir el uso de mi celular y si me es posible no usarlo un día entero de la semana. Estamos tan cerca de tanta información por todos los medios, que no nos haría mal un pequeño descanso para despejar nuestra mente, aunque sea un momento. 

Es ahora cuando podemos hacer otras actividades con las que nos podamos distraer, que nos sumen y podamos aprender algo, como pueden ser leer, escuchar un audiolibro o un podcast o tal vez dibujar. Con 20 o 30 minutos que le podamos dedicar al día será una diferencia. Tenemos la fortuna de que a nuestras manos hay muchísima información sobre todos los temas que nos interesan, solo es cuestión de que nos decidamos a intentarlo. Es el momento que tenemos para retomar esos hobbies que nos encantan y antes por falta de tiempo no los hacíamos, o para aprender lo que siempre hemos querido. 

Una herramienta que ahora se ha vuelto muy popular, son los podcast, y he pensado que esto se ha debido a que para la mayor parte de las persona pueden ser de fácil acceso, ya que solo necesitas contar con internet y un dispositivo como puede ser tu computadora, celular, tableta, etc. en la que puedas descargar una aplicación para reproducirlo y listo. Además, yo los percibo como una charla amena entre las personas que están exponiendo sus ideas, como si fueran mis amigas platicando conmigo y es increíble la cantidad de temas que podemos encontrar, audiolibros, charlas, comediantes, y de todo, creo que podemos aprender algo.

Si a ti te gusta escuchar podcasts, te invito a que escuches el nuestro, “Cuarentrena tu mente”, en el que estamos compartiendo temas de interés con algunos de nuestros compañeros y donde también tenemos invitados que nos cuentan sus experiencias. 

En nuestro primer episodio tuvimos como invitada a nuestra compañera Caro Escoto, quien estuvo compartiendo algunos tips e información sobre la experiencia de Relief y su posicionamiento en Google, en un periodo muy corto. Si te interesan estos temas o tienes un negocio y te gustaría aprender y mejorar, te invito a que lo escuches y lo compartas con alguien que crees le pueda ayudar. 

Considero que escuchar algún episodio puede ayudarte a que despejes tu mente un rato, te abras a nuevas ideas y perspectivas; y al mismo tiempo, puedas pasar un rato ameno. Tal vez por estas razones me encanta escucharlos.

 

Airam 
Relief Web And Design

Tags:
, ,
Share this post on:

¿Por qué trabajar con nosotros? Nuestros clientes tienen la mejor opinión, tenemos calificación 5 estrellas en Google y Facebook, somos la agencia de diseño y páginas web más confiable en el centro de México. Páginas Web Guadalajara La mejor inversión para la evolución de tu negocio.